La hora del recreo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Lo que en los colegios se llama tradicionalmente “la hora del recreo”, es decir, las pausas entre más de una sesión de clase y que suelen durar hacia los quince o veinte minutos, donde los alumnos y/o alumnas juegan, conversan y, en suma, socializan, eso, para quien trabaja en publicidad, específicamente en la llamada “área creativa”, comprende casi toda su jornada de labor.

Me explico: pienso que lo que hacen estos profesionales publicitarios es RE-CREAR, o sea “volver a crear”. Transforman datos e ideas varias, en ideas publicitarias, que se manifiestan en las diferentes piezas de comunicación que producen. Me atrevo a compararlo con la cocina, corriendo el riesgo de que crean que “menosprecio” un trabajo básicamente intelectual, pero si para preparar un plato de comida determinado, se usan diversos ingredientes, que a veces se combinan, a veces se mezclan, se hierven, se hornean o se fríen, el símil que hago no es tan bizarro.

Bueno, una pieza publicitaria vendría a ser un “plato” y para hacerla, el o los que la trabajan, usan “ingredientes”, tales como datos de mercado en general, las características de uso/consumo y beneficios del producto o servicio, se combina todo cuidadosamente, se le procesa (se empieza a transformar como lo hace el calor con la comida) y finalmente se le sazona con un poco de sal, o de azúcar, o de pimienta, ají o canela o clavo de olor según sea algo “salado” o “dulce”; si se quiere se “decora” un poquito y se sirve.

Está listo el “plato”, sea este un comercial de tele o de radio, un afiche, un aviso de prensa, paneles, o una pieza para Internet, redes sociales o alguna plataforma digital.

El “creativo” publicitario, con los ingredientes que requiere, y mediante su “proceso” mental, ha “creado” algo, que en el fondo no es sino la “transformación” de muchas cosas, para lograr algo que yo llamaría “novedoso” y no “nuevo”, esto, entendido como algo que nace o parte de cero.

Por favor no se ofendan, creativas y creativos de publicidad, que leen esto, porque yo mismo he mostrado en mis tarjetas de presentación, primero “redactor creativo”, luego “director creativo” y finalmente un escueto “creativo”, pero lo que he hecho a lo largo de mi vida profesional, ha sido re-crear, “cocinar”, mezclar ingredientes y sazonarlo, decorando tal vez los platos para presentarlos y hacerlos atractivos. Los “ingredientes” me los dieron o los conseguí y a todo le puse un poquito de mí, de lo que aprendí a hacer un poquito de “creatividad”. Eso que es tan personal y que hace que me sienta orgulloso si me dicen que he sido y soy un “re-creador”.

Finalmente termino con aquella frase que dice: “Nada se crea ni se destruye, sólo se transforma”.

¡Gracias!

Hemos recibido tus datos.

Validar por WhatsApp