Producida por la compañía Hanson Robotics, esta robot será comercializada para atender enfermos y ancianos en el contexto de la pandemia. En 2017 Arabia Saudita lo otorgó la ciudadanía.

Es la primera robot en tener la ciudadanía de un país. Se trata de Sophia, producida desde 2016 por la compañía Hanson Robotics. En 2017 Arabia Saudita le otorgó la ciudadanía de ese país, y ahora se anunció que será producida en masa para ser usada como mano de obra en el cuidado de enfermos de covid-19 y de ancianos.

Con una apariencia que trata de asemejar al máximo al ser humano -de hecho, su rostro está inspirado en la actriz Audrey Hepburn- la robot es capaz de entablar conversaciones, de reconocer personas y de tener recuerdos gracias a la inteligencia artificial.

Hanson Robotics, con sede en Hong Kong, informó que cuatro modelos de su catálogo, incluida Sophia, comenzarían a salir de las fábricas en la primera mitad de 2021, justo cuando los investigadores predicen que la pandemia abrirá nuevas oportunidades para la industria robótica.

“Los robots sociales como yo pueden cuidar a los enfermos o ancianos”, dijo Sophia en un recorrido por su laboratorio en Hong Kong. «Puedo ayudar a comunicarme, dar terapia y proporcionar estimulación social, incluso en situaciones difíciles», reseñó un informe de Reuters.