Comienzan a salir a la luz los papeles de la demanda antimonopolio contra Facebook y el acuerdo «Jedi Blue» es uno de ellos.

Ya se empiezan a conocer los papeles y detalles relacoionados con la demandan antimonopolio de las autoridades de Estados Unidos contra Facebook. Uno de los primeros capítulos de esta telenovela que apenas comienza es el acuerdo «Jedi Azul», que expone la alianza entre Google y Facebook para no competir en territorios relacionados con la publicidad en línea.

Un reportaje publicado por el New York Times difunde los detalles de este documento secreto que involucra a dos de los gigantes de internet más influyentes del mundo, que suscriben una coexistencia pacífica en términos de ganar-ganar.

De acuerdo con esta información, el acuerdo está vigente desde 2018 y proporcionó a Facebook ciertas ventajas en el campo de juego, como más tiempo de puja y métricas de audiencia de Google. A su vez, Facebook acordó gastar no menos de 500 millones de dólares en espacios publicitarios y puja por más del 90% de la tarifa disponible. Así, ambas empresas entraron en una relación simbiótica, en detrimento de todos los demás competidores.

«Jedi Blue» se refería especialmente al sector de la publicidad programática. En los milisegundos que van desde que un usuario que hace clic en un enlace a una página web y la carga de los anuncios de esa página, se produce una subasta para rellenar el espacio publicitario disponible en ella. Google domina esa subasta con sus herramientas y con el acuerdo consiguió que Facebook no entrara a competir con ella.

Facebook y Google han negado Jedi Blue tenga un carácter anticompetitivo. Un portavoz de Facebook afirmó que acuerdos como ese con Google «ayudan a aumentar la competencia» en las ofertas de anuncios, y que los argumentos en sentido contrario son «infundados». Mientras tanto, un portavoz de Google dijo que la demanda antimonopolio «tergiversa» el sentido del pacto y otros aspectos de su negocio publicitario.