Connect with us

POR QUÉ SER PUBLICISTA

Publicado

on

Querido Lector, este artículo debería ser una compilación de mis mayores logros, de mis más orgullosos trabajos o reconocimientos, pero no, no me gusta hablar de ellos, ya que no me pertenecen, dejaron de ser míos para tener vida propia en la tanda publicitaria, y a decir verdad detesto ser auto referencial.

Si en verdad puedo inspirar a alguien a vivir este estilo de vida llamado publicidad, prefiero hacerlo con una historia de la vida real, de mi vida diaria, que creo es nuestra creación cotidiana, no con una marca, sino con el corazón. Es así que he preferido entregarles este pequeño artículo, en el cual podrán ver mi filosofía, mi pasión por la publicidad, y sobre todo que es lo que he vivido en estos años de investigador, planner y creativo. Aquí con este artículo mi mejor book.  

Por qué ser Publicista.

Yo siempre quise ser médico. Mis más profundos sueños se desarrollaban encima de una camilla alistando mis guantes de goma para operar a un pobre desdichado que sufría algún mal, y en mi sueños, casi siempre, el pobre paciente se me moría. Presagio concreto de que debía cambiar de carrera. Pronóstico que se cumplió: me decidí por publicidad.

Hasta ayer había decidido escribir un artículo sobre mis trabajos publicitarios, pero una pregunta inesperada de mi sobrino me hizo cambiar de opinión. Este chico de doce años, que pertenece al siglo XXII, me miró entusiasmado esperando una respuesta a una pregunta sencilla pero perversa: tío ¿por qué fuiste publicista?

Mi mente se quedó estática, recordé las frases de un viejo y amargado profesor que se quejaba de su suerte en el mundo publicitario, y me dije a mí mismo que uno elige esta hermosa carrera por muchas razones, menos por las que realmente hacen fantástica esta profesión, este oficio de ideas. Así que decidí responderle cómo me hubieran gustado que me vendieran a la publicidad:

“Sebas, la elegí porque quería ser un súper héroe.” Porque es la única carrera que te brinda la oportunidad de tener poderes mágicos. Sí, los poderes más sutiles del mundo.

Te permite poseer una súper visión que te hace darte cuenta de cosas, y maravillarte con los productos más sencillos, una mirada que desnuda las costumbres más profundas y los comportamientos más extraños de las personas. Le da el poder a tus ojos de ser scaners de cultura.

Fui publicista porque mi oído no paraba de interesarse por cada conversación en las calles, porque sólo así podía conocer a la gente, recordando lo que el gran diseñador argentino Ronald Shakespear me decía: “la gente sólo habla de lo que sabe” por eso fui publicista, porque siempre quise tener un oído agudo, un oído que me permitiese conocer el alma de la gente. Fui publicista porque mis oídos podrían entender los sentimientos de las personas, porque sólo con ese don podía escucharlos, luego y sólo luego comprenderlos

Advertisement

Bolsa de Trabajo

Advertisement

Últimas Noticias