Connect with us

LA ERA DE LA TRANSPARENCIA DE LAS MARCAS

Publicado

on

Desde hace un tiempo que todos los que participamos en el juego de la sociedad de consumo, invitamos a las marcas a construir vínculos emocionales. Desde las marcas más funcionales que en la era de los 80's y 90's sólo decían que eran "ricas", "nuevas", "con más…" pasaron a vincularse a través de nuestra afinidad emocional.

 

Incluso he motorizado personalmente como estratega de varias marcas a construir valores tendiendes a cambiar el mundo para mejor: solidaridad, honestidad, inclusión; fueron algunas de las plataformas sugeridas para clientes tanto de Argentina como de Latinoamérica.

 

Desde una tarjeta de crédito que auspicia "las compras inteligentes" para comprar lo que la familia realmente necesita hasta una Universidad que devela que "detrás de cada profesión hay una causa" y que todos tenemos un talento que debemos aportar al mundo.

 

 

¿Pero qué está sucediendo hoy?

 

Muchas agencias de publicidad, colegas estrategas y gente de marketing pensó que sumarse a valores sociales o incluso enarbolar una emoción "insightfull" era una moda, una mera cuestión cosmética. Pero no lo es. Una marca debe tener una intencionalidad verdadera y genuina desde la mismísima idiosincrasia incluso de quienes la manejan o son sus dueños.

 

Los consumidores ya no se suman a cualquier discurso bonito. Prefieren marcas que hablan de lo que realmente son. Estamos en un mundo cada vez más transparente gracias a "Google" y las redes sociales. Todos sabemos lo que hace el otro porque lo investigamos por la web. Y los consumiores también saben "todo" de las marcas.

 

Por eso, es nuestra responsabilidad no seguir erosionando la credibilidad de la gente y "apropiarnos" de posicionamientos que reflejen sinceramente a la organización. Es la única manera de agregarle valor a las marcas. Se acabó la era del photoshop.

Advertisement

Chamba para Creativos

Advertisement

Las más leídas