Connect with us

EL 1ER MES EN AGENCIA: “SACANDO EL CHESPIRITO QUE TODOS LLEVAMOS DENTRO”

Publicado

on

Nota: Llevo 30 años de mi vida sacando al Chespirito que todos llevamos dentro. Y lo hago porque solo así puedo sobrevivir en la publicidad. Porque con él puedo reírme de mis ideas. Chespirito me enseñó que la risa siempre te mantiene en el mundo terreno, y elimina los egos inútiles de aquellos que adoran sus trabajos y no ven sus defectos. Quiero contarte la historia de nueve voces en mi cabeza, las voces que me hicieron un mejor publicista, una mejor persona.

Una noche, hace ya algunos meses, me encontraba disfrutando del silencio que solo pueden regalarte los grillos y las estrellas. Me había alejado unos días de la ciudad para empezar a escribir mi nuevo libro, y allí estaba, en medio de los árboles, el viento fresco y la luna llena. Luego de empaparme del espíritu del lugar, abrí mi laptop y me encontré con un e-mail escalofriante: una ex alumna quería dejar su trabajo en la publicidad, luego de vivir un tortuoso primer mes de agencia. Erika sentía que no servía para el negocio.

Cerré mis libros y me dispuse a responderle de inmediato, decidí compartirle mi más grande secreto. Decidí decirle que yo hablaba con Chespirito.

Querida Erika:

¡Saca al Chespirito que llevas dentro!

Quiero que sepas que para nadie es fácil empezar, pero frente a cada barrera no hay una derrota sino un aprendizaje de vida. Quiero que saques a tu niño interno, y guardes silencio, solo así podrás oír a aquel personaje de Chespirito que necesitas escuchar.

Aquí te envío con cariño lo que mi Chespirito interno me hizo ver cuando, aún joven, sentía que el único camino era rendirse, que el mundo de agencia no era para mi, que las ideas nunca me eran propicias y que era mejor para todos salir de allí y hacer otra cosa. Mis voces dijeron ¡no!

1. “Fue sin querer queriendo” Quiero que sepas que tienes que aprender a equivocarte. A controlar esa angustia que nos han construido, por tanto tiempo, solo por buscar respuestas correctas o trabajos perfectos. Sabes algo, no existe tal cosa. Hay que equivocarse y saber que en la agencia cuando empiezas estas para ello, para practicar y crecer, para meterte en problemas y solucionarlos, para que tus jefes al corregirte te contagien de sus conocimientos. Hay que equivocarse queriendo equivocarse. No te sientas mal por ello. Recuerda recién empiezas.

2. “Tómalo por el lado amable” Entiende que la incertidumbre es el pan de cada día y eso es lo divertido de esta generosa profesión. Que no necesitas de vivir pensando en premios, ¡no solo pienses, trabaja por ellos! Comprende que la incertidumbre es la madre de la diversión, del asombro, que si la adoptas entenderás que ser publicista no es un trabajo sino un lindo hobbie, un estilo de vida.

3. “Es que me da cosa” Nadie dijo que sería fácil. Sin sudor no hay recompensa. Nuestro trabajo es duro y constante, y necesita de mucha información, que no llega sola, que necesita de tu curiosidad para aparecer. Que no te de &l

Advertisement

Chamba para Creativos

Advertisement

Las más leídas