Connect with us

¿CUÁNDO LAS MARCAS SE ARRIESGAN A CAMBIAR?

mm

Publicado

on

 

Quiero hacerte algunas preguntas, ¿Sigues usando el mismo peinado de hace cinco años? ¿Las mismas zapatillas de hace diez? ¿Tienes el mismo look de hace tres años? Si te ves en el espejo comprobarás que algo ha cambiado en ti, porque las tendencias cambian y si quieres estar a la moda los aplicas; y si no quieres o no te interesa, sin darte cuenta vas adoptando esos cambios de forma sutil. Para las marcas es igual; ellas siempre buscan ser líderes, mantener cautivos a sus consumidores y por eso sin querer – o muchas veces queriendo – estas van evolucionando y no solo en imagen sino también en su portafolio de productos, en formatos, etc. Es ahí donde radica una palabra más importante que cambio: EVOLUCIÓN. La evolución nos mantiene vivos y sobretodo: vigentes.

 

Si vemos las marcas más queridas y conocidas del mercado, estas evolucionan. Hablemos de las populares “LoveMarks”, las marcas que integran este selecto grupo nunca han cambiado su principio original o su razón de ser, sólo han evolucionado en imagen, ese es un aspecto que hay que tener claro. No es necesario cambiar la filosofía de una marca a menos que ésta no funcione, pero si es necesario evolucionar para mantenerse vigente.

 

Las marcas solo deben arriesgarse a cambiar cuando están mal posicionadas o no tienen una relación con el público al cual pensaban dirigirse. Tengamos claro que el cambio es un concepto drástico en el que se pasa de ser una cosa a ser otra diferente. Si quieres seguir siendo el mismo pero adaptando tu marca a las nuevas circunstancias solo debes optar por la evolución para no perder la identidad. ¿Complejo no? Pero no debería ser difícil para una marca darse cuenta cuando debe dar el siguiente paso.

 

Después de haber sido parte de innumerables desarrollos de productos, los cuales van de la mano con análisis de mercados, focus groups, y entre otras técnicas del marketing, creo que muchos aun no distinguen el cambio de la evolución. Para mi es claro y pasa por el segmento fundamental de “edad” en el que posicionas un producto y al cual luego se suman otros factoras. La edad determina códigos de comunicación y ellenguaje gráfico que se aplica al producto. Los códigos que aplicaste hace cinco años para hablarle a un chico de veinte años hoy no son los mismos, y tal vez esos chicos que hoy tienen veinticinco vean tu marca como un producto juvenil, mientras que los que en ese entonces tenían quince y hoy veinte, te ven como anticuado: identificar esto es fundamental. Si el público avanza, tu marca también debe hacerlo, para mantenerte vigente en tu segmento debes ir adoptando los códigos

Advertisement

Bolsa de Trabajo

Advertisement

Últimas Noticias