MARCAS, REPUTACIÓN Y DEPORTE

17 de septiembre del 2015

Hoy en día hablar de reputación es un tema que también trasciende al ámbito deportivo y evidentemente, lo afecta.&nbsp, El reciente escándalo de la FIFA, es un claro ejemplo de

\"\"

Hoy en día hablar de reputación es un tema que también trasciende al ámbito deportivo y evidentemente, lo afecta.&nbsp, El reciente escándalo de la FIFA, es un claro ejemplo de una institución todo poderosa que vio temblar su Imperio, incluso con llamados de atención de sus principales marcas auspiciadoras, llámese Budwieser, Visa, Mc Donald’s, Coca Cola o Adidas.

Lo cierto es que los escándalos o malos manejos son motivos de noticias y, gracias a la globalización y a la tecnología, tendencias en redes sociales. Por ello también resulta importante el tener una buena reputación digital, es decir cuidar la imagen a través de las fotos y textos que se incluyan en las redes. Las marcas cada vez son más cuidadosas en cuidar su inversión y en saber direccionar sus auspicios, ya sean con instituciones o con deportistas en forma exclusiva.

Si uno ve los partidos de la Copa Sudamericana, se dará cuenta que solo hay un auspiciador directo: GOL TV HD. Secuelas del escándalo que se empiezan a notar en los patrocinios del fútbol. En nuestro país, pese a la mala reputación de la Federación Peruana de Fútbol – legado de su anterior presidente Manuel Burga – los auspiciadores de la Selección se mantienen.

Algo similar pasa con los clubes más populares del medio: Alianza Lima y Universitario, quienes a pesar de estar quebrados y con administradores temporales, no ha sido impedimento para tener marcas que los auspicien como el caso de Cerveza Cristal, sin embargo, en el caso de los cremas, los problemas dirigenciales alejaron a más de una empresa de poner su logo en el pecho.&nbsp,

\"\"

Si nos remitimos a deportistas, el de mejor reputación en la actualidad es Roger Federer, teniendo acuerdos de largo plazo con marcas como Nike, Gillette, Rolex y Mercedes-Benz.

Federer siempre se ha caracterizado por tener un perfil bajo, caso muy distinto del boxeador Floyd Maywheather, quien debe ser – en este momento – el deportista con mayores ingresos en el mundo gracias a lo recaudado en sus peleas. En Noviembre del 2014, según la revista Forbes, en solo dos peleas, Mayweather&nbsp,hizo historia al ganar&nbsp,105 millones de dólares en 12 meses. Sobre el cuadrilátero ganó 64 millones de dólares y el resto fue por conceptos de venta de entradas y derechos televisivos. Por auspicios no registró ganancias.&nbsp,

\"\"

Otro caso muy sonado fue el de Tiger Woods. En el 2009 tras el tema familiar en el que se vio envuelto, Woods no solo perdió en los campos de Golf, sino también fuera de él: Gatorade, AT&amp,T y Accenture terminaron de forma abrupta su relación contractual. Nike, Gillette y EA Sports conservaron sus contratos, asumiendo el riesgo.

&nbsp,

Kellogg Company despidió al nadador olímpico Michael Phelps después de ser captado en un vídeo fumando marihuana. En 2012, se comprobó que&nbsp,Lance Armstrong utilizaba estimulantes para mejorar su rendimiento. El ex ciclista estadounidense perdió todos sus títulos y sus auspicios con empresas como Nike, Subaru y Oakley.&nbsp,

En el ámbito local. Le pasó una vez a Paolo Guerrero, quien tras el escándalo en que se vio envuelto por un supuesto “ampay” de la revista Magaly perdió el patrocinio de Movistar. Sin ir muy lejos, en Chile, Marcelo Vidal nuevamente se ha vuelto envuelto en un escándalo. Aún no ha habido mayores explicaciones, pero es evidente que su reputación nuevamente está en juego.

\"\"

En el caso peruano, si hablamos de dopajes, no podemos referir a los casos más recientes: Mauricio Fiol aún no ha sido sancionado, pero es casi seguro que perderá el auspicio de las marcas que lo representan. Queda la interrogante qué pasará con Gladys Tejeda, quien también perdió su medalla en los Panamericanos, pero no por un anabólico (que sirve para mejorar rendimiento), sino por un diurético.

Como vemos, la reputación de una marca siempre debe estar ligada a reflejar una buena imagen. Algunas empresas toman medidas radicales cuando se ven envueltas en problemas, otras prefieren mantenerse, obviar el problema y respaldar al deportista o incluso, a la institución. En las canchas y fuera de ellas, las marcas también viven sus propios partidos.

\"\"

 

Comparte esta noticia