Connect with us

EL ÚLTIMO ROMÁNTICO

Publicado

on

Hoy tuve una experiencia importante que  me llevó  a reflexionar sobre un tema y a escribir un texto bastante personal.

Cada vez que se le pregunta a un realizador sobre qué es mejor: el film o el video terminamos respondiendo de una manera muy técnica llena de términos como 2K, 4K,  5K, Full HD, 1080p,720p, profundidades de campo, sensibilidad de la película, bits de color; en fin una serie de  pros y contras sobre esta guerra de imagen y audio; tecnologías y tendencias mundiales que existen hoy para contar una historia; o contestamos sobre la variable económica que hace que trabajar en video sea más viable que el cine. En fin, a mi me provocó contestarla desde una perspectiva más romántica.

Cuando empecé a trabajar en el medio publicitario lo hice como técnico de luces y tuve la oportunidad de estar en equipos de realización con excelentes directores que trabajaban en película y miraba con admiración el manejo y control que tenían sobre el rodaje.

Recuerdo a Don Alfonso Maldonado, montado sobre la grúa operando la cámara, disparar película mientras una comparsa de artistas danzaban y luego verlo bajar diciendo ”la tengo, queda” y todo lo que esa frase significaba; él se estaba haciendo responsable de cualquier error que esas tomas pudieran tener, él con los dientes apretados aseguraba que todo lo que se había planeado con anticipación estaba logrado, que el producto se lucía, que los modelos consumían con disfrute y que técnicamente la toma estaba perfecta a foco, con buena luz; y todos sin poner ningún tema en duda aplaudían ese fin de rodaje exitoso.

Recuerdo también a directores, que al enfrentarse a un rodaje en película, necesitaban una performance actoral brillante pero interpretada por modelos, cosa que pasa muy seguido en publicidad; ellos llegaban al set y se sentaban horas con los modelos a hablar de cosas ligeras para primero ganarse su confianza y luego de manera muy cuidadosa habiendo roto el hielo, empezaban a ensayar las escenas que iban a ser filmadas. Cuando estos modelos empezaban a rodar, estaban ya pasionalmente convencidos de que lo podían hacer y la performance terminaba siendo muy buena y las correcciones de los directores estaban cargadas también de actuaciones brillantes para seguir motivándolos.

Hoy trabajando en video probablemente un director se tiene que bajar y volver a subir a la grúa unas diez veces porque al decir “la tengo, queda” alguien dijo hagamos otra versión “si, ahora que estén serios, no la vamos a usar pero tengámosla para estar cubiertos” o  “ahora una todos mirando cámara”  o tantas otras opciones que ya son conocidas por todos.

Y hoy trabajando en video es probable que el director le diga a su asistente que es lo que el modelo tiene que hacer y desde el video assist escuchamos una voz que va diciendo “más contento más!más!! más!!!” o “esa estuvo buenísima una más igualita”

Advertisement

Bolsa de Trabajo

Advertisement

Últimas Noticias