El hábito no hace al monje, pero…

3 de septiembre del 2018

Por: Lorena Días Liotta, CEO de 20.02 Marketing Group.

¿Qué les dice este titular sobre la importancia de la imagen en el mundo de los negocios?

Muchas personas desestiman la relevancia de su imagen invirtiendo solamente en su potencial intelectual y dejando a la suerte el resto de los factores, el ¿cómo te ves? y las puertas que esto te puede abrir, no son temas menores, siguen siendo importantes.

Esto tiene que ver también con qué es para muchas personas el verse bien y dependerá en el ámbito en el que te desarrolles. Por ejemplo, si te desenvuelves en el rubro de la construcción donde es impráctico ir a trabajar en terno y corbata, puedes dentro de tu cotidianidad estar de punta en blanco, un jean con una camisa a tono y los accesorios adecuados te harán lucir como el top con quien cualquiera quisiera hacer negocios, o, por el contrario, si laboras en una oficina y vistes un traje desprolijo, llevas el cabello o la barba sin el corte adecuado pensando solo en cumplir con el dress code. En la realidad, reflejarás un estado de dejadez tal que tus posibles clientes o socios creerán que hacer negocios contigo será igual de desprolijo, por ello, es preferible que vistas pantalones a medida con una buena camisa y accesorios en la misma línea que quedarte en esa zona gris paseando por los pasillos de la empresa.

En el caso de  las mujeres entran también en juego el cabello, el maquillaje, el bolso, los accesorio, entre otros varios, imagínense que un universitario recién graduado se encuentra  a la espera de una entrevista para un empleo en una empresa en la que soñó siempre trabajar, y lo recibe la Gerente de Recursos Humanos, se acerca a ti te hace pasar a la oficina y él todavía esperándola, en su mente jamás podía pensar que era ella; tenía el cabello descuidado, las uñas comidas y el vestido a medio planchar, una vez se enteró que esa era la persona que representaba a la empresa, en ese momento quería salir corriendo de allí, ya no era el lugar que alucinaba para trabajar, pues, aunque suene hasta un poco superficial así funciona y estos son apenas dos ejemplos de lo que día a día vivimos en el mundo laboral y de negocios.

Nuestra imagen debería reflejar nuestro verdadero potencial no desmerecerlo; como profesionales somos un producto dentro del mercado laborar y nuestra marca es nuestro nombre, si hacemos el símil con cualquier otro producto, por ejemplo, leche, ¿Comprarías para tu familia la marca cuyo empaque te hace dudar sobre la calidad del producto?

Entonces, si no tienes idea de cómo mejorar estos temas existen hoy, varias opciones en el mercado como personal shopper o agencias que se dediquen al marketing personal, que te ayudaran a trabajar tu imagen de acuerdo al medio en el que te desenvuelves y sumar este aspecto tan importante a tu desarrollo profesional, personal y de negocios.


Si deseas obtener más información sobre el curso de Experiencia del Cliente (CX) de ISIL Educación Ejecutiva, puedes llenar el formulario siguiente:



 

Comparte esta noticia