Connect with us

ESPECIALISTA

El envase de un producto como marca tridimensional

mm

Publicado

on

Por Max Salazar, abogado y especialista en Derecho Administrativo Económico.

Las formas de los envases, no cabe duda, se constituyen como parte de los elementos que atraen la atención de la clientela, y, por tanto, son de especial consideración para las campañas de marketing.

Al lado de los signos comunes compuestos por grafías y los dibujos a los que se les otorga realidad distintiva, existen otros como los olores, sonidos, colores, o la forma de los productos, sus envases y envolturas, a los que la ley también les atribuye la condición de marcas cuando gozan de capacidad distintiva.

De esta manera, los envases pueden inscribirse como marcas tridimensionales. Al respecto, el Tribunal Andino en el Proceso 87-IP-2010, señaló: “(…) Un signo tridimensional es el que ocupa las tres dimensiones del espacio: se trata de un cuerpo provisto de volumen; dentro de esta clase se ubican las formas de los productos, sus envases, envoltorios, relieves; del mismo modo ha dicho que, “(…) la marca tridimensional se la define como un cuerpo que ocupa las tres dimensiones del espacio y que es perceptible no sólo por el sentido de la vista sino por el del tacto, es decir, como una clase de signos con características tan peculiares que ameritan su clasificación como independiente de las denominativas, figurativas y mixtas (…).”

Igualmente, el Tribunal ha indicado que “Las marcas tridimensionales tienen una gran importancia en el mercado, ya que generan gran recordación en el público consumidor y, en consecuencia, permite al consumidor diferenciar claramente los productos que desea adquirir. Además, la tridimensional tiene por objeto influir en la conciencia del consumidor para que se decida a adquirir el producto (…)” (Proceso 240-IP-2013).

Asimismo, “(…) El principio general es que cualquier signo puede registrarse como marca; la excepción únicamente se encuentra representada por las causales de irregistrabilidad dispuestas expresamente por el legislador comunitario. En la medida en que éste no ha consagrado causal alguna en virtud de la cual los signos tridimensionales por ser tales no pueden acceder al registro marcario y ante el carácter excepcional y restringido de las causales de irregistrabilidad, la presentación tridimensional del signo no sirve por sí sola para negar el registro o para decretar su nulidad. Ahora bien, al no existir norma alguna que contenga para los signos tridimensionales una regulación especial en torno a los requisitos sustanciales necesarios para acceder al registro, debe exigirse respecto de ellos las mismas condiciones requeridas por el ordenamiento en punto de cualquier otro signo marcario, esto es, la distintividad, perceptibilidad y susceptibilidad de representación gráfica. Con fundamento en lo expuesto, debe tenerse en cuenta que el hecho de que no exista causal en virtud de la cual se excluya per se la registrabilidad de los signos tridimensionales, no implica que los mismos siempre puedan acceder al registro pues si no cumplen los requisitos esenciales de toda marca (distintividad y perceptibilidad) o si no son susceptibles de representación gráfica -cuestión esta última que sería de muy remota ocurrencia-, la oficina nacional competente tendrá que rechazar la solicitud que los contenga o, para el evento en que el registro se haya concedido, el juez nacional deberá, de oficio o a petición de parte, decretar su nulidad (…)”.

 


Especialízate con la Diplomatura de Estudio Internacional Empresarial en Transformación Digital que presenta CENTRUM Católica, deja tus datos en el siguiente formulario para recibir más información:



Advertisement

Bolsa de Trabajo

Advertisement

Últimas Noticias