Connect with us

DEVOLUCIONES SIN COPYRIGHT

Publicado

on

Cuando recién entré a la publicidad como asistente de dirección (año 2000), había poco más de quince o veinte directores que filmaban comerciales en el Perú. Generalmente las agencias les daban los proyectos a los realizadores más experimentados y/o a los que se llevaban mejor con la agencia y/o con el cliente. Así que a los directores nóveles sólo les quedaba filmar promociones chiquititas durante un buen tiempo, hasta que – si tenían suerte – alguien  les daba la oportunidad de hacer un comercial con alguna idea decente.

Felizmente para la nueva hornada de realizadores, poco tiempo después la palabra “devolución” se puso de moda y los directores estuvieron obligados a mostrar sus propuestas de realización antes de que se otorgara el proyecto. Por fin, muchos de los jóvenes a quienes sólo les llegaba el guión por compromiso (o para que la agencia pudiera tener otro presupuesto), podían ir a contar oficialmente cómo veían el comercial, cómo podía mejorarse y cómo pensaban filmarlo. Un trabajo no remunerado y muchas veces agotador, pero que rendía sus frutos cuando aprobaban el proyecto.  

Aunque pueda sonar exagerado, pienso que la palabrita “devolución” colaboró a que la industria fílmica publicitaria cambiara drásticamente en el Perú. El diferencial de las productoras ya no estaba en la cámara que tenían o en el HMI de 12 que guardaban en el estudio, sino sobretodo en el talento, creatividad y visión que tuvieran sus directores. Por eso en los años siguientes comenzaron a nacer casas realizadoras que representaban básicamente a gente con talento audiovisual, y esa es la tendencia que hasta ahora ha prevalecido en el mercado.

Desde mi perspectiva, las “devoluciones” son bastante benéficas para el quehacer publicitario. Por ejemplo, si antes los creativos tenían que luchar contra los directores (o los directores contra los creativos) para hacer el comercial que ellos querían,  ahora la ruta es muy clara a la hora de aprobarse el proyecto y se puede hablar de un verdadero trabajo de colaboración entre agencia y realizadora. También los directores le han puesto mucho mayor importancia al trabajo de mesa y no sólo se contentan con que el comercial se vea bonito o que esté bien actuado, sino que priorizan por sobre todas las cosas el concepto y la comunicación. De alguna manera, en la “devolución” se puede encontrar claramente el diferencial de cada director y es por ese diferencial que los creativos deciden con quién trabajar.

Pero pese a todos estos beneficios, algunas veces (pocas felizmente) me siento desprotegido al encontrar al aire  algún comercial basado en la “devolución” que nuestro equipo ha hecho, pero que no hemos podido filmar debido a precios, fechas u otras razones. Ideas visuales demasiado específicas, cambios drásticos en la estructura del guión, aportes muy particular

Advertisement

Bolsa de Trabajo

Advertisement

Últimas Noticias