Connect with us

Marketing

Apple y la comida rápida tienen más en común de lo que crees

Publicado

on

La marca tecnológica parece haber encontrado una gran similitud con las cadenas de comida rápida, y es que ambas atraviesan una baja en la demanda de sus productos.

En que se podrían parecer las cadenas de comida rápida a una de las marcas tecnológicas más competitivas del mercado. Fácil, tal vez no encontremos mucha similitud en sus productos, pero la realidad es que ambas industrias ocultan un problema de demanda detrás de sus positivas tasas de crecimiento.

En su año fiscal finalizado en septiembre, Apple apenas vendió más iPhone que el año anterior, y el mercado global de teléfonos inteligentes se ha estancado o ha disminuido ligeramente. Por ello, la empresa estadounidense de dispositivos electrónicos informó este mes que dejará de revelar cuántos iPhone se venden cada trimestre, para mantener más discreción con futuras caídas.

La compañía vendió un 0.45% más de iPhone este año que el año pasado, pero los ingresos por las compras de esos teléfonos inteligentes aumentaron un 18%. La marca debía compensar la tendencia de la industria, así que tal como lo muestran las cifras cobraron precios más altos por sus dispositivos.

Este contexto se puede trasladar a la industria de la comida rápida. En comparación al año anterior este sector ha percibido un incremento en sus ventas, sin embargo, el tráfico se ha reducido. Es decir, las cuentas promedio más altas están compensando la desaparición de comensales.

McDonald’s Corp, por ejemplo, ha registrado una disminución en el número de clientes en EE.UU. en cada uno de los últimos tres trimestres tras crecer en esta medida en el año fiscal 2017. Su informe anual básicamente reconoce que esto está lejos de ser lo ideal, y afirma que cuando se trata de generar crecimiento en las ventas comparables, “el objetivo es lograr una contribución relativamente equilibrada tanto del número de comensales como de la cuenta promedio”, aseguran voceros de la cadena.

De cualquier modo, al igual que en Apple, esos grandes recibos permiten a los inversionistas mirar más allá del hecho de que estas empresas están luchando por sumar clientes. En algunos casos, las empresas deben cobrar precios más altos para compensar el aumento de los costos laborales, o el alza de las facturas de producción.

El punto es solo uno, y es que las empresas de ambos sectores deben combatir la saturación. El alcance de las marcas año tras año ha sido positivo, más de lo esperado en algunas ocasiones. Por ejemplo, en EE.UU., en promedio, la gente renueva un smartphone tras un plazo de más de tres años, lo que se comprara con dos años en 2014, según la consultora de la industria móvil Chetan Sharma. Esta situación deja a la industria sin un crecimiento significativo, al menos por ahora.

En cuanto a los restaurantes, al igual que los minoristas de centros comerciales, han atiborrado EE.UU. con más locales de los que el mercado puede sostener.

Apple no habla de la caída de la demanda de teléfonos inteligentes, pero está desplegando tácticas para compensar la tendencia. Por ejemplo, está ofreciendo más productos complementarios, como el altavoz HomePod, el Apple Watch y Apple Music para el streaming de audio.


Si quieres conocer más sobre el programa de Branding que presenta Toulouse Lautrec, deja tus datos en el siguiente formulario:



 

Advertisement

Bolsa de Trabajo

Advertisement

Últimas Noticias