Revista 24
El portal de marketing y publicidad más consultado del país

7 cosas que pasarán si clasificamos al Mundial tras 36 años

4 de octubre del 2017

En últimas décadas nos mal acostumbramos a la imposibilidad de ser invitados a la fiesta máxima del fútbol. Hoy sentados frente al Smart TV 4K, pantalla curva, nos las  hemos pasado los últimos ocho mundiales, señalando con el control remoto a los males dirigenciales, la indisciplina de nuestros jugadores, la falta de actitud ganadora y el bajo nivel de nuestro fútbol local como los grandes responsables de esta ausencia de placer futbolístico. De pronto, Perú ganó los 6 puntos que tenían que ganar en la última fecha doble, los demás jugaron para nosotros y ahora ver a Perú en el cuarto lugar y en zona de clasificación de la tabla de posiciones de las Eliminatorias Sudamericanas, a dos fechas del final de la competencia, genera una expectativa deportiva nunca antes vista. Con paquetes de viaje para Buenos Aires, tour incluido al Obelisco, el Museo de Boca y Cena con Tango, que se venden como pan caliente y un tsunami mediático anticipando lo que sería sin duda una celebración de antología, es válido sentir que Rusia no es un sueño, sino una realidad. Me imagino las calles del centro de Lima y Miraflores, tomadas por fanáticos, nativos digitales peruanos en su mayoría, que nunca han visto a Perú jugar un Mundial de fútbol con el grito a todo pulmón: ¡Perú, Rusia 2018!, con la misma tonada de aquel último estruendo en España 82.

Una clasificación de la Selección Peruana al Mundial de Rusia 2018 podría crear un ecosistema de inversión que beneficiará a la industria del fútbol local sino además creará una notoriedad global para la Marca Perú. Pienso que un lugar en esta cita tenía que darse por decantamiento y por razones que quizás están fuera de una cancha de fútbol, sino en el progreso macro del Perú. Hemos sido el país que más ha crecido económicamente en Sudamérica en los últimos diez años, contamos con un orden fiscal, político, legal y un entorno de estabilidad  y confianza para las empresas que desean invertir en nuestro país. Más allá de la recesión que se vive en los últimos dos años producto de la caída del precio de los metales (en alza últimamente), la actualidad del Perú, es mucho mejor en comparación de otros países de la región que quizá  no tienen nuestra realidad económica pero sí han sido protagonistas en el Mundial como es el caso de Ecuador, Colombia y Paraguay.  ¿Por qué no podría ser nuestra oportunidad? ¿Por qué Perú tendría que quedar nuevamente fuera de un Mundial estando tan cerca?

Quiero enumerarles algunos de los enormes beneficios de clasificar al Mundial de Rusia 2018 y que generarán un círculo virtuoso para el fútbol peruano y el país en términos generales. Perú estaría en boca del mundo entero impactando directamente de forma positiva en la marca país, pero también existen otros sectores que se beneficiarán tremendamente con una posible clasificación. Hago énfasis en la palabra “posible” porque aún quedan dos partidos y si no logramos los puntos requeridos, las siguientes palabras se las llevará el viento. Esperamos que no sea así, y las siete cosas que enumero se cumplan, en beneficio de todos los que de alguna manera están relacionados a la industria del fútbol.

1. Nuestro jugadores se revalorizarán y serán contratados en mejores ligas. Por ejemplo, Edison Flores, la figura ante Bolivia y Ecuador, juega actualmente en el Aalborg de Dinamarca y no es novedad que el fútbol danés es una liga de segunda línea en el viejo continente. Otro ejemplo, Paolo Guerrero es figura del Flamengo y gana un sueldo como en Europa en Brasil, pero hace mucho dejó de estar en los ojos de un club que sea protagonista en la Champions League.  Bueno, la revalorización significará que grande equipos de la élite del fútbol mundial empiecen a fijarse en nuestros jugadores lo que beneficiará a los clubes, los agentes y principalmente a los futbolistas. Pero esta revalorización no sólo será para los jugadores de selección sino en general el futbolista peruano, que será visto con mejores ojos internacionalmente.

2. La Copa Movistar no será visto como un torneo inferior. El título del torneo más duro es un excelente jugada de creatividad de un publicista pero no refleja la realidad de un torneo que carece de partidos con expectativa, más allá de los llamados clásicos. El fútbol peruano no es una liga considerada atractiva en el exterior y si se ve en Gol TV es porque los dueños de ese canal, son también dueños de los derechos audiovisuales del torneo peruano, no porque la audiencia internacional se interese por nuestro fútbol doméstico. Si clasificamos al Mundial estaremos en ojos del mundo entero, sumado a la buena posición en el escalafón FIFA, nuevamente el buen toque peruano será tema de conversación para el mundo futbolero y nuestro campeonato tomará relevancia.

3. Inversiones publicitarias en el fútbol.  El 2017 quedará registrado como el año en el que más de la mitad de clubes peruanos se presentaron a la cancha sin un patrocinador principal en la camiseta, a pesar de la enorme visibilidad que significa para las marcas estar presentes en la camiseta y paneles estáticos de un partido. Son 44 partidos de 90 minutos en TV, nada más que hablar. Ninguna otra tanta plataforma te ofrece ese nivel de retorno por inversión (ROI) en publicidad. De clasificar Perú al Mundial, la selección peruana va a aumentar considerablemente sus tarifas de patrocinio y aumentará la sectorización de las inversiones. Es decir, se sumaría por ejemplo, el Supermercado Oficial de la Selección, el champú oficial de la Selección, etc. Espacios que aún no habían sido explorados en materia publicitaria. Los que no puedan lograr contratos con la selección y quieran ser parte de la plataforma fútbol, firmarán con los equipos locales. Si Perú llega al Mundial, sólo se hablará de fútbol los primeros siete meses del 2018. Ser parte de esa conversación significará invertir en esta plataforma. Para una marca no estar ligado a una campaña de fútbol, significa estar fuera de la jugada. Por lo tanto, sea con la selección, un club local o una campaña diseñada en torno al fútbol, las inversiones en este sector crecerán generosamente.

4. Crecerá el contenido deportivo.  Los paquetes publicitarios de las transmisiones oficiales del Mundial se venderán meses previos al inicio de la competencia. Pero además, el resto de canales deportivos y programas en señal abierta generarán nuevos espacios deportivos para cubrir la enorme demanda de información futbolística de cara al Mundial. Un gran reto de los medios de comunicación de cambiar de chip, pues en los últimos tiempos han focalizado su contenido en notas de color y las famosas previas, que son divertidas para algunos, pero carecen de análisis periodístico deportivo.  Aparecerán nuevos espacios en radio, se relanzarán revistas, secciones en los diarios, programas en Facebook y portales de Internet. Si Perú clasifica al Mundial, los periodistas deportivos jugarán un rol clave en la comunicación.

5. Será un Mundial en la era digital.  Si el Mundial 2014 fue el campeonato de la segunda pantalla, con la audiencia viviendo el máximo evento deportivo del planeta en paralelo en redes sociales como Facebook, Twitter, Instagram y Snap Chat, el de 2018, será aún un Mundial mucho más digital con los avances de las nuevas tecnologías. La realidad aumentada jugará un papel clave en las transmisiones deportivas logrando una experiencia inmersiva de los televidentes. Estará disponible en plataformas internacionales vivir los partidos y highlights en realidad virtual, con el uso de gafas de VR. Asimismo, se crearán plataformas OTT y aplicaciones móviles para que los usuarios puedan conectarse a información exclusiva mediante suscripción de videos on demand, todo tipo de contenidos “off the match”, juegos virtuales y apuestas en línea.

6. Las agencias de viaje y tiendas de electrodomésticos jugarán su propio partido. Los paquetes para disfrutar de los partidos en la primera fase del Mundial de Rusia 2018 volarían. 36 años sin ir al Mundial para un futbolero no es poca cosa y la demanda superará ampliamente la oferta (no es fácil conseguir tickets y hoteles para el Mundial). Los precios estarán en el cielo, así como las opciones de las tarjetas de crédito con el dinero para financiar la emoción de los fanáticos en cómodas cuotas. De la misma manera, el 99.99% de los peruanos que no viajaría a Rusia disfrutará del partido en el mejor Smart TV disponible. Tener una TV de lujo es señal de status en el Perú, así que para el Mundial las familias no escatimarán en comprar el más grande y con mejor pantalla posible para disfrutar las transmisiones y programas deportivos.

 7.  Los negocios locales se futbolizarán. No habrá supermercado, restaurante, bar, grifo o barber shop, que no haga sus promociones en torno al Mundial, compitiendo por ofrecer la mejor experiencia posible a sus consumidores. De la misma manera crecerá la venta de productos no oficiales de la selección: camisetas, chalinas, tazas, peluches, etc. La Federación Peruana de Fútbol debería anticiparse en crear una campaña que motive la compra de únicamente productos oficiales y así generar mejores ingresos para la selección de todos los peruanos. El “Efecto Navidad” de compra compulsiva a ojos cerrados estará relacionado al fútbol. Si Perú clasifica a Rusia 2018, pasarán muchas cosas más, positivas todas para la economía y el autoestima de los peruanos.

Por: Luis Carrillo Pinto, experto en marketing deportivo. Extraído del blog El deporte de hacer negocios

 




Comparte esta noticia